farmaco.es.

farmaco.es.

Cómo tomar antibióticos correctamente

La prescripción y uso correcto de antibióticos es algo fundamental en la práctica médica actual. Los antibióticos son medicamentos que se utilizan para combatir infecciones bacterianas. Estos medicamentos son muy útiles en el tratamiento de enfermedades como la neumonía, la tuberculosis y la meningitis, entre otras. Sin embargo, el uso inadecuado de los antibióticos puede tener graves consecuencias, como la resistencia a los mismos. Es por ello que en este artículo te explicaremos cómo tomar antibióticos correctamente.

¿Qué son los antibióticos?

Los antibióticos son sustancias químicas que tienen la capacidad de matar o inhibir el crecimiento de bacterias. Son productos de origen natural o sintético que se utilizan para combatir infecciones provocadas por bacterias. Los antibióticos no funcionan contra virus, hongos, parásitos u otros tipos de microorganismos.

¿Por qué es importante tomar antibióticos correctamente?

La correcta toma de antibióticos es fundamental para prevenir la resistencia a los mismos. La resistencia a los antibióticos se produce cuando las bacterias se vuelven resistentes a los medicamentos utilizados para combatirlas. Un uso inadecuado de los antibióticos, como no tomarlos correctamente o no completar el tratamiento, puede aumentar el riesgo de resistencia bacteriana. La resistencia a los antibióticos puede complicar el tratamiento de infecciones comunes y aumentar el riesgo de infecciones graves y potencialmente mortales.

¿Cómo se toman los antibióticos correctamente?

A continuación, te explicamos cómo tomar antibióticos correctamente:

1. Sigue las indicaciones del médico

Es importante seguir las indicaciones del médico en cuanto al tipo de antibiótico, la dosis y la duración del tratamiento. Nunca debes compartir tus antibióticos con otras personas.

2. Asegúrate de tomar la dosis completa

La mayoría de los tratamientos con antibióticos requieren que tomes el medicamento durante varios días o semanas. Es importante que tomes la dosis completa, aunque te sientas mejor antes de terminar el tratamiento. Si interrumpes el tratamiento antes de tiempo, puedes favorecer la resistencia a los antibióticos.

3. Toma los antibióticos a la misma hora todos los días

Tomar los antibióticos a la misma hora todos los días ayuda a mantener una concentración constante del medicamento en tu organismo. Si olvidas una dosis, tómala tan pronto como recuerdes. Si es casi la hora de la siguiente dosis, omite la dosis olvidada y sigue con tu horario regular.

4. No mezcles los antibióticos con otros medicamentos

No mezcles los antibióticos con otros medicamentos a menos que el médico te lo indique. Los antibióticos pueden interactuar con otros medicamentos y reducir su eficacia.

5. Infórmate sobre los efectos secundarios

Es posible que experimentes efectos secundarios mientras tomas antibióticos, como dolor estomacal, náuseas o diarrea. Si experimentas alguno de estos síntomas o cualquier otro, comunícaselo al médico.

6. No tomes antibióticos para tratar virus

Los antibióticos no son efectivos para tratar virus como el resfriado común, la gripe o la bronquitis aguda. Si tienes uno de estos virus, el médico puede recomendarte tomar otros medicamentos para controlar los síntomas.

¿Qué sucede si no tomas los antibióticos correctamente?

Si no tomas los antibióticos correctamente, es posible que las bacterias se vuelvan resistentes a los mismos. Esto puede dificultar el tratamiento de futuras infecciones y aumentar el riesgo de infecciones graves y potencialmente mortales. Además, un uso inadecuado de los antibióticos puede afectar a la flora bacteriana normal de tu organismo, causando diarrea o infecciones por hongos.

Conclusión

La correcta toma de antibióticos es fundamental para prevenir la resistencia a los mismos. Sigue las indicaciones del médico, toma la dosis completa y a la misma hora todos los días, no mezcles los antibióticos con otros medicamentos, infórmate sobre los efectos secundarios y no tomes antibióticos para tratar virus. Tomar antibióticos de manera correcta es una responsabilidad compartida entre el médico y el paciente, y solamente juntos podemos reducir los riesgos de resistencia antibiótica.