farmaco.es.

farmaco.es.

Antitusivos para la tos seca y no productiva

Antitusivos para la tos seca y no productiva

La tos es un mecanismo de defensa del cuerpo que nos ayuda a expulsar sustancias extrañas y secreciones de las vías respiratorias. Sin embargo, cuando se trata de una tos seca y no productiva, puede no tener un propósito claro y causar malestar. Por suerte, existen antitusivos que nos pueden ayudar a controlarla.

¿Qué son los antitusivos?

Los antitusivos son medicamentos que actúan en el cerebro para reducir la sensación de la tos. No todos los antitusivos son iguales, y pueden variar en su mecanismo de acción y en su efectividad. Por lo general, se dividen en dos tipos: los opioides y los no opioides.

Los opioides son medicamentos que contienen codeína, dihidrocodeína o hidrocodona, y actúan en el cerebro y la médula espinal para suprimir la tos. Estos medicamentos suelen ser más potentes, pero también tienen más efectos secundarios y pueden ser adictivos.

Los no opioides son medicamentos que no contienen opioides, y pueden actuar de diferentes maneras. Algunos, como la dextrometorfano, actúan directamente en el cerebro para suprimir la tos. Otros, como el guaifenesin, actúan en los pulmones para aflojar las secreciones y facilitar su expulsión. Estos medicamentos suelen ser menos potentes y tener menos efectos secundarios.

¿Cuándo se usan los antitusivos?

Los antitusivos se usan para tratar la tos seca y no productiva, es decir, cuando no hay producción de esputo o flema. Estos medicamentos pueden ser útiles en casos de tos irritativa, tos alérgica o tos asociada a enfermedades respiratorias como el asma o la bronquitis.

Sin embargo, no todos los tipos de tos responden bien a los antitusivos. En casos de tos con producción de esputo, los antitusivos pueden empeorar la situación al impedir la eliminación de las secreciones. También es importante tener en cuenta que la tos puede ser un síntoma de enfermedades más graves, como neumonía o cáncer de pulmón, por lo que siempre es recomendable consultar con un médico antes de tomar cualquier antitusivo.

¿Cuáles son los antitusivos más comunes?

Los antitusivos más comunes son la codeína, el dextrometorfano y el benzonatato.

La codeína es un opiáceo que se usa para tratar la tos seca y no productiva. Tiene un efecto sedante y analgésico, por lo que también se puede usar para tratar el dolor. Sin embargo, puede tener efectos secundarios como somnolencia, náuseas, vómitos, estreñimiento y dependencia.

El dextrometorfano es un antitusivo no opiáceo que se usa para tratar la tos seca y no productiva. Tiene un efecto similar a la codeína, pero sin los efectos secundarios de un opiáceo. Sin embargo, puede causar somnolencia, mareos, náuseas y vómitos.

El benzonatato es un anestésico local que se usa para tratar la tos seca y no productiva. Actúa directamente en la garganta para reducir la irritación y la tos. A diferencia de la codeína y el dextrometorfano, no tiene efecto sedante ni analgésico. Los efectos secundarios pueden incluir mareos, somnolencia, dolor de cabeza y náuseas.

¿Hay algún riesgo al tomar antitusivos?

Como cualquier medicamento, los antitusivos tienen ciertos riesgos y efectos secundarios. Los principales riesgos asociados con los antitusivos son la somnolencia, la disminución de la capacidad de reacción y la dependencia.

La somnolencia y la disminución de la capacidad de reacción pueden ser peligrosas al conducir o realizar actividades que requieran atención. Por eso, es recomendable no manejar o realizar actividades peligrosas mientras se esté tomando un antitusivo que cause somnolencia.

La dependencia puede ser un riesgo con los antitusivos opioides, ya que pueden causar adicción. Por esa razón, estos medicamentos solo se deben tomar bajo supervisión médica y en la dosis prescrita.

¿Cómo se toman los antitusivos?

Los antitusivos se pueden tomar en diferentes formas, como tabletas, cápsulas, jarabes o pastillas para chupar. Es importante seguir las indicaciones del médico o del envase del medicamento para la dosis y la forma de tomarlo. Los antitusivos no deben mezclarse con alcohol u otros medicamentos sin consultar con un médico.

En resumen, los antitusivos son medicamentos que pueden ayudar a reducir la tos seca y no productiva. Existen diferentes tipos de antitusivos, cada uno con sus propios mecanismos de acción y efectos secundarios. Es importante consultar con un médico antes de tomar cualquier antitusivo para determinar si es el tratamiento adecuado para la tos en cuestión. Además, se deben seguir las indicaciones del médico o del envase del medicamento para asegurarse de tomarlo de manera segura y efectiva.