farmaco.es.

farmaco.es.

Antivirales para prevenir infecciones por herpes

Antivirales para prevenir infecciones por herpes

Las infecciones por herpes son comunes en todo el mundo y pueden ser altamente contagiosas. Estas infecciones son causadas por un virus llamado herpes simplex, que se puede dividir en dos tipos: el tipo 1 que causa herpes labial y el tipo 2 que causa herpes genital. Aunque los síntomas pueden variar, las infecciones por herpes generalmente se asocian con ampollas llenas de líquido que aparecen en la piel y las membranas mucosas.

Desafortunadamente, una vez que se contrae el virus del herpes, no se puede curar completamente. Sin embargo, los medicamentos antivirales pueden ayudar a prevenir las infecciones recurrentes y reducir la gravedad y duración de los brotes. En este artículo, discutiremos los diferentes tipos de antivirales disponibles y cómo se usan en la prevención de infecciones por herpes.

Antivirales tópicos

Los antivirales tópicos, como la crema de aciclovir y la pomada de penciclovir, son útiles en el tratamiento de las infecciones por herpes labial. Estos medicamentos funcionan inhibiendo la replicación del virus del herpes en las células infectadas. En general, estos antivirales tópicos son más efectivos cuando se usan al comienzo de un brote de herpes.

Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos medicamentos no previenen la propagación del herpes a otras personas durante el contacto cercano, como el sexo oral.

Antivirales orales

Los antivirales orales, como el aciclovir, el famciclovir y el valaciclovir, son más efectivos en la prevención de infecciones por herpes genital recurrentes. Estos medicamentos también trabajan para inhibir la replicación del virus del herpes, pero se absorben en el torrente sanguíneo y viajan a través del cuerpo para llegar a las células infectadas en todo el cuerpo.

Los antivirales orales pueden tomar varias formas, incluyendo pastillas, cápsulas y tabletas. Los pacientes con infecciones por herpes recurrentes pueden necesitar tomar estos medicamentos en dosis diarias o como terapia de supresión a largo plazo.

El aciclovir ha sido el antiviral más utilizado para el tratamiento de infecciones por herpes durante muchos años, pero se ha vuelto menos efectivo debido a la aparición de cepas resistentes del virus. El famciclovir y el valaciclovir son antivirales más recientes que se han desarrollado para superar esta resistencia al aciclovir.

Prevención de transmisión

Los antivirales también pueden ayudar a prevenir la transmisión del herpes a otras personas durante las relaciones sexuales. En un estudio, se demostró que el uso de antivirales orales redujo la transmisión del herpes genital en un 48%.

Además, la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos ha aprobado el uso de un medicamento antiviral tópico llamado ingenol mebutato para la prevención de la transmisión del herpes labial. Este medicamento puede reducir la cantidad de virus presente en las ampollas y en la piel circundante, lo que puede disminuir la posibilidad de transmisión del herpes a otra persona durante el contacto cercano.

Efectos secundarios

Como con cualquier medicamento, los antivirales pueden causar efectos secundarios en algunos pacientes. Los efectos secundarios comunes incluyen náuseas, vómitos, diarrea, dolor abdominal y dolores de cabeza. Los pacientes que experimentan estos efectos secundarios pueden necesitar cambiar a una dosis más baja o más frecuente.

Además, los antivirales orales pueden interactuar con otros medicamentos, como los anticoagulantes, los medicamentos para la diabetes y los medicamentos para el VIH, y deben ser utilizados con precaución en pacientes con enfermedad renal o hepática.

En conclusión, los antivirales pueden ser un tratamiento eficaz para la prevención de infecciones por herpes y la reducción de la gravedad de los brotes. Tanto los antivirales tópicos como los orales están disponibles, y los pacientes pueden necesitar un tratamiento a largo plazo para prevenir las infecciones recurrentes.

Es importante tener en cuenta que los antivirales no pueden curar completamente el virus del herpes y que la prevención de la transmisión sigue siendo una parte importante de la gestión de las infecciones por herpes. Los pacientes deben discutir sus opciones de tratamiento con un médico y seguir cualquier plan de tratamiento prescrito cuidadosamente para lograr los mejores resultados posibles.