farmaco.es.

farmaco.es.

Cómo usar antivirales en la prevención de la influenza

Introducción

La influenza, también conocida como gripe, es una enfermedad respiratoria aguda y contagiosa causada por virus de la familia Orthomyxoviridae. La influenza se propaga fácilmente a través del aire y puede infectar a cualquier persona, aunque los niños, los ancianos y las personas con enfermedades crónicas corren un mayor riesgo de desarrollar complicaciones graves. En general, los síntomas de la influenza pueden incluir fiebre, tos, dolor de cabeza, dolor muscular, fatiga, congestión nasal y dolor de garganta. La influenza puede ser muy incómoda y, en algunos casos, puede provocar complicaciones potencialmente mortales, como neumonía. Aunque la influenza es una enfermedad común que infecta a millones de personas cada año, existen medidas preventivas eficaces, como la vacunación y el uso de medicamentos antivirales. En este artículo, analizaremos cómo utilizar los antivirales en la prevención y el tratamiento de la influenza.

La necesidad de antivirales en el tratamiento de la influenza

Los antivirales son medicamentos que se utilizan para tratar las infecciones virales. A diferencia de los antibióticos, que matan las bacterias, los antivirales actúan impidiendo que los virus se reproduzcan. En el caso de la influenza, los antivirales pueden ser muy eficaces para reducir la duración de la enfermedad y disminuir la gravedad de los síntomas. La mayoría de los antivirales para la influenza se toman por vía oral, aunque algunos se administran por vía intravenosa. Los antivirales se utilizan principalmente para tratar la influenza en personas que corren un mayor riesgo de sufrir complicaciones graves, como los ancianos, los niños pequeños, las mujeres embarazadas y las personas con afecciones de salud subyacentes. También se utilizan para tratar a las personas que presentan síntomas graves de influenza, como problemas respiratorios o fiebre alta.

Cómo se utilizan los antivirales para prevenir la influenza

Además de utilizarse para tratar la influenza, los antivirales también pueden ser eficaces para prevenir la enfermedad en las personas que están en riesgo de contraerla. Esto incluye a las personas que han estado expuestas a alguien que tiene influenza o que están en contacto frecuente con personas que tienen un alto riesgo de desarrollar complicaciones graves. Los antivirales pueden ser un tratamiento preventivo eficaz para estas personas. Por lo general, se administran en forma de comprimidos que se toman diariamente durante un período de tiempo determinado, generalmente de unos diez días. Las personas que reciben estos medicamentos preventivos pueden experimentar una disminución significativa en el riesgo de contraer la influenza. Si bien estos tratamientos no son una garantía de que no se contraerá la enfermedad, pueden reducir significativamente la probabilidad de que una persona infectada desarrolle síntomas graves y requiera hospitalización.

Antivirales disponibles para la influenza

Hay varios antivirales disponibles para el tratamiento y la prevención de la influenza. Los más comunes son el oseltamivir, el zanamivir y el peramivir. El oseltamivir, también conocido como Tamiflu, es un comprimido que se toma por vía oral. Este medicamento es eficaz contra los virus de la influenza A y B y se utiliza tanto para el tratamiento como para la prevención de la influenza. El zanamivir, también conocido como Relenza, se inhala mediante un dispositivo que libera el medicamento en forma de polvo en la boca. El zanamivir es eficaz contra los virus de la influenza A y B y se utiliza para el tratamiento y prevención de la influenza. El peramivir es un antiviral intravenoso que se utiliza para el tratamiento de la influenza A y B. Este medicamento se administra a través de una aguja en una vena y, por lo general, se utiliza en personas con síntomas graves de la influenza que requieren hospitalización.

Consideraciones importantes al usar antivirales para la influenza

Si bien los antivirales pueden ser muy eficaces en el tratamiento y la prevención de la influenza, es importante tener en cuenta algunas consideraciones importantes al usar estos medicamentos. En primer lugar, es importante tomar los antivirales lo antes posible después de haber contraído la enfermedad. Los antivirales son más eficaces cuando se inician dentro de las primeras 48 horas después de que aparecen los síntomas. También es importante tener en cuenta que los antivirales para la influenza no son una cura para la enfermedad; su función consiste en disminuir la duración y la gravedad de la enfermedad y reducir el riesgo de complicaciones graves. Por último, es importante hablar con un médico antes de tomar cualquier medicamento antiviral para la influenza. La mayoría de los antivirales requieren una receta médica, y un médico puede evaluar si un antiviral es apropiado para una persona determinada y decidir la dosis correcta.

Conclusión

La influenza puede ser una enfermedad grave que infecta a millones de personas cada año. Afortunadamente, existen medidas eficaces para prevenir y tratar la enfermedad, como la vacunación y el uso de medicamentos antivirales. Los antivirales pueden ayudar a disminuir la duración y la gravedad de la influenza, así como a reducir el riesgo de complicaciones graves. Si bien estos medicamentos no son una cura para la influenza y deben tomarse con precaución, pueden ser una herramienta valiosa para las personas que corren un mayor riesgo de padecer complicaciones graves de la enfermedad.