farmaco.es.

farmaco.es.

Inmunosupresores en la enfermedad de Crohn

La enfermedad de Crohn es una enfermedad inflamatoria intestinal crónica que afecta principalmente el intestino delgado y el colon. Los pacientes con enfermedad de Crohn experimentan síntomas como diarrea, dolor abdominal, pérdida de peso y fatiga. La enfermedad de Crohn es causada por una respuesta exagerada del sistema inmunológico, que ataca el revestimiento del intestino delgado y el colon.

Inmunosupresores

Los inmunosupresores son medicamentos que se utilizan para disminuir la respuesta del sistema inmunológico. En la enfermedad de Crohn, los inmunosupresores se utilizan para reducir la inflamación en el intestino y aliviar los síntomas de la enfermedad. Estos medicamentos también se utilizan para prevenir la recurrencia de la enfermedad de Crohn después de una cirugía.

Tipos de inmunosupresores

Los tipos de inmunosupresores utilizados para el tratamiento de la enfermedad de Crohn incluyen:

  • Azatioprina: la azatioprina es un medicamento que se utiliza para reducir la actividad del sistema inmunológico. Se toma por vía oral y puede tardar de seis a ocho semanas en tener efecto. La azatioprina puede suprimir el sistema inmunológico del cuerpo, lo que aumenta el riesgo de infecciones.
  • 6-mercaptopurina: la 6-mercaptopurina es un medicamento que se utiliza para reducir la actividad del sistema inmunológico. Se toma por vía oral y puede tardar de seis a ocho semanas en tener efecto. Al igual que la azatioprina, la 6-mercaptopurina puede suprimir el sistema inmunológico del cuerpo, lo que aumenta el riesgo de infecciones.
  • Metotrexato: el metotrexato se utiliza comúnmente para tratar el cáncer, pero también se utiliza para tratar la enfermedad de Crohn. Actúa disminuyendo la producción de células inmunológicas. Se toma por vía oral o por inyección y puede tardar de tres a seis semanas en tener efecto. El metotrexato también puede reducir el recuento de glóbulos blancos del cuerpo, lo que aumenta el riesgo de infecciones.
  • Ciclosporina: la ciclosporina es un medicamento que se utiliza para reducir la actividad del sistema inmunológico. Se administra por vía intravenosa y tiene un efecto inmediato. La ciclosporina se utiliza a menudo en pacientes con enfermedad de Crohn grave que no han respondido a otros tratamientos. Sin embargo, la ciclosporina puede tener efectos secundarios graves, como hipertensión arterial y daño renal.
  • Infliximab: infliximab es un anticuerpo monoclonal que se utiliza para reducir la inflamación en pacientes con enfermedades autoinmunitarias, incluyendo la enfermedad de Crohn. Se administra por inyección intravenosa y tiene un efecto inmediato. Los efectos secundarios de infliximab pueden incluir infecciones graves y una reacción alérgica poco frecuente pero potencialmente mortal.
  • Adalimumab: adalimumab es un anticuerpo monoclonal que se utiliza para reducir la inflamación en pacientes con enfermedades autoinmunitarias, incluyendo la enfermedad de Crohn. Se administra por inyección subcutánea y puede tener un efecto inmediato o tardar hasta seis semanas en surtir efecto. Los efectos secundarios de adalimumab incluyen infecciones graves y una reacción alérgica poco frecuente pero potencialmente mortal.

Efectos secundarios de los inmunosupresores

Los inmunosupresores pueden tener efectos secundarios graves, incluyendo un mayor riesgo de infecciones, hipertensión arterial, daño renal y otros problemas de salud. Por esta razón, los pacientes que toman inmunosupresores deben ser monitoreados cuidadosamente por su médico y someterse a exámenes de sangre regulares para evaluar su función hepática y renal y su recuento de glóbulos blancos.

Consideraciones adicionales

Además de tomar inmunosupresores, los pacientes con enfermedad de Crohn también pueden necesitar otros tratamientos para controlar sus síntomas y prevenir la recurrencia de la enfermedad. Estos tratamientos pueden incluir antiinflamatorios, antibióticos y cambios en la dieta.

Los pacientes con enfermedad de Crohn también pueden necesitar apoyo emocional y psicológico para ayudarles a manejar el impacto de la enfermedad en su vida diaria. Los grupos de apoyo y la terapia pueden ser útiles para muchos pacientes con enfermedad de Crohn.

Conclusión

Los inmunosupresores son un tratamiento efectivo para la enfermedad de Crohn, pero también tienen efectos secundarios graves. Los pacientes con enfermedad de Crohn deben trabajar en estrecha colaboración con su médico para determinar el tratamiento más efectivo para su situación individual.