farmaco.es.

farmaco.es.

Laxantes para el estreñimiento en personas mayores

El estreñimiento es un problema común en personas mayores y puede afectar significativamente su calidad de vida. Para combatirlo, los laxantes son una opción popular y efectiva. Sin embargo, no todos los laxantes son creados iguales y es importante entender los diferentes tipos y cómo pueden afectar a las personas mayores.

¿Qué es el estreñimiento?

El estreñimiento se define como tener menos de tres evacuaciones intestinales por semana o tener dificultad para evacuar las heces. En las personas mayores, el estreñimiento es más común debido a una serie de factores como la disminución de la actividad física, cambios en la dieta y el uso de medicamentos.

¿Cómo funcionan los laxantes?

Los laxantes actúan de diferentes maneras para aliviar el estreñimiento. Los laxantes osmóticos, por ejemplo, aumentan la cantidad de líquido en los intestinos para suavizar las heces y facilitar su evacuación. Los laxantes estimulantes, por otro lado, irritan los músculos del intestino para aumentar el movimiento y el vaciado. Los laxantes emolientes (también conocidos como ablandadores de heces) ablandan las heces para facilitar su eliminación.

Tipos de laxantes

1. Laxantes osmóticos: los más comunes son el polietilenglicol y la lactulosa. Estos laxantes se toman por vía oral y son muy efectivos para aliviar el estreñimiento crónico. 2. Laxantes estimulantes: incluyen bisacodil y senósidos. Estos laxantes son más fuertes y generalmente se usan como último recurso cuando otros laxantes no han sido efectivos. 3. Laxantes emolientes: incluyen docusato sódico y lubiprostona. Estos laxantes ablandan las heces y facilitan su eliminación. 4. Supositorios y enemas: estos tipos de laxantes se insertan directamente en el recto y son útiles para casos graves de estreñimiento.

Consideraciones especiales para personas mayores

Es importante tener en cuenta que los laxantes pueden afectar a las personas mayores de manera diferente que a los más jóvenes. Los laxantes osmóticos, por ejemplo, pueden causar deshidratación en personas mayores con problemas renales y los laxantes estimulantes pueden causar dolor abdominal y malestar en personas con enfermedades inflamatorias del intestino. Además, el uso continuo de laxantes puede reducir la capacidad del cuerpo para producir una evacuación intestinal normal y puede causar dependencia de los laxantes. Por lo tanto, es importante utilizar laxantes solo cuando sea necesario y bajo la supervisión de un médico.

Consejos para prevenir el estreñimiento en personas mayores

Además del uso de laxantes, hay varias medidas preventivas que pueden ayudar a prevenir el estreñimiento en personas mayores: - Aumentar la actividad física: incluso caminar unos minutos al día puede ayudar a mejorar la función intestinal. - Consumir una dieta rica en fibra: incluir frutas, verduras y granos integrales puede mejorar el movimiento intestinal. - Beber suficiente líquido: la deshidratación puede contribuir al estreñimiento, por lo que es importante beber suficiente agua y otros líquidos. - Ir al baño cuando sea necesario: ignorar la necesidad de evacuar las heces puede hacer que el estreñimiento empeore.

En conclusión, los laxantes son una opción efectiva para el alivio del estreñimiento en personas mayores, pero es importante tomar en cuenta las diferentes opciones y consideraciones especiales para su uso. Además, se deben tomar medidas preventivas para prevenir el estreñimiento en primer lugar. Consulta a tu médico o farmacéutico para determinar el mejor plan de tratamiento para ti.