farmaco.es.

farmaco.es.

Laxantes para el síndrome del intestino irritable

Los laxantes son sustancias utilizadas para aliviar el estreñimiento y promover la evacuación intestinal. En el síndrome del intestino irritable (SII), también conocido como colitis nerviosa, los laxantes pueden ser una herramienta útil para el manejo de los síntomas. En este artículo, exploraremos qué son los laxantes, cómo funcionan, cuáles son los diferentes tipos de laxantes y cómo se relacionan con el SII.

¿Qué son los laxantes?

Los laxantes son sustancias que promueven la evacuación intestinal. Ayudan a aliviar el estreñimiento y mejorar la regularidad del movimiento intestinal. Los laxantes pueden ser clasificados en cuatro categorías principales: osmóticos, emolientes, lubricantes y estimulantes.

Osmóticos

Los laxantes osmóticos funcionan al atraer agua al intestino grueso. Esto suaviza las heces y las hace más fáciles de pasar. Ejemplos de laxantes osmóticos incluyen el polietilenglicol (PEG) y la lactulosa. Los osmóticos son particularmente útiles para las personas con SII constipado.

Emolientes

Los emolientes o ablandadores de las heces, también conocidos como suavizantes de las heces, actúan reduciendo la tensión superficial de las heces, haciendo que se ablanden. Los emolientes son especialmente útiles para personas con SII con heces duras.

Lubricantes

Los lubricantes ayudan a suavizar las heces y permiten que pasen a través del intestino más fácilmente. Los lubricantes suelen ser formulados como enemas o supositorios. El aceite mineral es un ejemplo de lubricante y puede ser útil para personas con SII que experimentan dolor durante la defecación.

Estimulantes

Los laxantes estimulantes, también conocidos como irritantes, actúan directamente sobre los músculos intestinales, estimulando los movimientos peristálticos y acelerando la eliminación de las heces. Ejemplos de laxantes estimulantes incluyen la bisacodil y el sen.

¿Cómo funcionan los laxantes?

Existen varios mecanismos por los cuales los laxantes actúan. Los osmóticos, por ejemplo, atraen agua al intestino, lo que suaviza las heces y las hace más fáciles de pasar. Los emolientes ablandan las heces, mientras que los lubricantes ayudan a suavizarlas y las hacen más fáciles de pasar. Los laxantes estimulantes actúan directamente sobre los músculos intestinales, acelerando la eliminación de las heces.

¿Cómo se relacionan los laxantes con el SII?

Los laxantes pueden ser una herramienta útil en el manejo de los síntomas del SII. Los laxantes osmóticos son particularmente útiles para las personas con SII constipado, ya que pueden suavizar las heces y hacerlas más fáciles de pasar. Los emolientes pueden ser útiles para personas con SII con heces duras, mientras que los lubricantes pueden ayudar a aliviar el dolor durante la defecación. Los laxantes estimulantes pueden ser útiles en personas con SII con heces duras y posiblemente para aliviar la lentitud del intestino en algunas personas. Es importante destacar que los laxantes no deben utilizarse como tratamiento de primera línea para el SII. Si experimentas malestar gastrointestinal frecuente o síntomas como dolor abdominal, diarrea o estreñimiento prolongado, es importante buscar la opinión de un profesional de la salud.

Conclusión

En resumen, los laxantes pueden ser una herramienta útil en el manejo de los síntomas del SII. Los laxantes osmóticos, emolientes, lubricantes y estimulantes funcionan de diferentes maneras para ayudar a aliviar el estreñimiento y mejorar la regularidad del movimiento intestinal. Sin embargo, es importante recordar que los laxantes no deben utilizarse como tratamiento de primera línea para el SII. Es importante buscar la opinión de un profesional de la salud si experimentas síntomas gastrointestinales frecuentes o graves.