farmaco.es.

farmaco.es.

Los mejores antihipertensivos para el tratamiento de la hipertensión refractaria

Los mejores antihipertensivos para el tratamiento de la hipertensión refractaria

Los mejores antihipertensivos para el tratamiento de la hipertensión refractaria

La hipertensión es un problema de salud común en la sociedad actual. Se estima que afecta a cerca de 1.100 millones de personas en todo el mundo. Además, la hipertensión es un factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares que es la principal causa de mortalidad en todo el mundo. El tratamiento de la hipertensión no es simple y se han desarrollado diversos antihipertensivos para tratarla. En este artículo, se discutirán los mejores antihipertensivos para el tratamiento de la hipertensión refractaria.

La hipertensión refractaria, también conocida como hipertensión resistente, se define como una hipertensión arterial que persiste a pesar del tratamiento adecuado con tres o más antihipertensivos diferentes, incluyendo un diurético. Se estima que la hipertensión refractaria afecta a entre el 10% y el 30% de los pacientes hipertensos. Afortunadamente, existen varios antihipertensivos que pueden ser efectivos en el tratamiento de la hipertensión refractaria.

Inhibidores de la enzima convertidora de la angiotensina (IECA)

Los IECA son un tipo de antihipertensivo que funcionan al inhibir la enzima convertidora de la angiotensina (ECA), que es responsable de la conversión de la angiotensina I en angiotensina II. La angiotensina II es un potente vasoconstrictor y, a su vez, estimula la secreción de aldosterona que aumenta la retención de sodio y agua en el organismo. Al inhibir la ECA, los IECA reducen la producción de angiotensina II y disminuyen la vasoconstricción y la retención de sodio y agua, lo que lleva a una disminución de la presión arterial.

Los IECA son efectivos en el tratamiento de la hipertensión refractaria, especialmente en pacientes con enfermedad renal crónica y diabetes. También se ha demostrado que los IECA reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares en pacientes con hipertensión. Sin embargo, los IECA tienen algunos efectos secundarios, como tos, hipotensión ortostática y hiperpotasemia, que deben ser considerados antes de su prescripción.

Bloqueadores de los receptores de angiotensina II (BRA)

Los BRA son otro tipo de antihipertensivo que actúan bloqueando los receptores de angiotensina II en las células del cuerpo. Al bloquear los receptores, los BRA previenen la acción de la angiotensina II y disminuyen la vasoconstricción y la retención de sodio y agua. Los BRA son más efectivos en pacientes con hipertensión refractaria que tienen niveles elevados de renina en su plasma.

Los BRA tienen algunos efectos secundarios, como hiperpotasemia y disfunción renal en pacientes con estenosis de la arteria renal. Además, los BRA pueden aumentar el riesgo de eventos cardiovasculares en pacientes con enfermedad cardiovascular establecida.

Beta bloqueantes

Los beta bloqueantes son un tipo de antihipertensivo que actúan bloqueando los receptores beta-adrenérgicos en el corazón y los vasos sanguíneos. Al bloquear los receptores, los beta bloqueantes reducen la frecuencia cardíaca y la contractilidad del corazón, disminuyen la resistencia periférica y la presión arterial. Los beta bloqueantes son efectivos en el tratamiento de la hipertensión refractaria, especialmente en pacientes con insuficiencia cardíaca y enfermedad coronaria.

Sin embargo, los beta bloqueantes tienen algunos efectos secundarios, como fatiga, broncoespasmo y disfunción eréctil. Por lo tanto, deben ser usados con precaución en pacientes que tienen enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y diabetes.

Calcio antagonistas

Los calcio antagonistas son un tipo de antihipertensivo que actúan bloqueando los canales de calcio en las células musculares lisas de los vasos sanguíneos y en el corazón. Al bloquear los canales de calcio, los calcio antagonistas reducen la entrada de calcio en las células musculares lisas, disminuyen la contractilidad del corazón y dilatan los vasos sanguíneos. Los calcio antagonistas son efectivos en el tratamiento de la hipertensión refractaria, especialmente en pacientes con insuficiencia cardíaca y angina de pecho.

Los calcio antagonistas pueden tener efectos secundarios, como hipotensión, edema periférico y cefalea. También se ha demostrado que los calcio antagonistas pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares en pacientes con enfermedad coronaria.

Diuréticos

Los diuréticos son un tipo de antihipertensivo que actúan aumentando la excreción de agua y sodio en los riñones. Al aumentar la excreción de agua y sodio, los diuréticos disminuyen el volumen de sangre y el retorno venoso al corazón, disminuyendo así la presión arterial. Los diuréticos son efectivos en el tratamiento de la hipertensión refractaria, especialmente en pacientes con insuficiencia cardíaca y enfermedad renal crónica.

Sin embargo, los diuréticos tienen algunos efectos secundarios, como hipotensión ortostática, hipopotasemia e hiperpotasemia. Los pacientes que toman diuréticos también deben ser monitoreados regularmente para detectar cambios en la función renal.

Conclusiones

En conclusión, existen varios antihipertensivos que pueden ser efectivos en el tratamiento de la hipertensión refractaria. Los IECA, los BRA, los beta bloqueantes, los calcio antagonistas y los diuréticos son los antihipertensivos más comunes utilizados en el tratamiento de la hipertensión refractaria. Cada uno de estos antihipertensivos tiene sus propias ventajas y desventajas, y la elección del mejor tratamiento dependerá de la situación clínica y de las necesidades individuales de cada paciente. Por lo tanto, es importante que los pacientes sean evaluados cuidadosamente antes de la prescripción de un antihipertensivo y que se realice un seguimiento regular para asegurar que el tratamiento sea efectivo y seguro.