farmaco.es.

farmaco.es.

Principales tipos de antihipertensivos

Principales tipos de antihipertensivos

Principales tipos de antihipertensivos

La hipertensión arterial es una condición en la que la presión arterial en las arterias es más alta de lo normal. Se considera hipertensión cuando la presión arterial sistólica (el número superior) es mayor de 140 mm/Hg y la presión arterial diastólica (el número inferior) es mayor de 90 mm/Hg por más de tres meses. La hipertensión es un factor de riesgo importante para enfermedades cardiovasculares, accidentes cerebrovasculares y enfermedad renal crónica. Existen diferentes tipos de antihipertensivos que se utilizan para tratar la hipertensión arterial. En este artículo, repasaremos los principales tipos de antihipertensivos.

Diuréticos

Los diuréticos son medicamentos que actúan aumentando la eliminación de agua y sodio por los riñones. Esto reduce el volumen de sangre en el cuerpo y disminuye la presión arterial. Los diuréticos se clasifican en tres grupos: tiazídicos, diuréticos de asa y diuréticos Ahorradores de potasio. Los diuréticos tiazídicos son los más utilizados y se emplean en pacientes hipertensos de leve a moderada intensidad. El hidroclorotiazida y la clortalidona son dos ejemplos de diuréticos tiazídicos comunes. Los diuréticos de asa, como la furosemida, se utilizan en pacientes con hipertensión arterial grave y edema. Los diuréticos Ahorradores de potasio, como la espironolactona, se utilizan en combinación con otros diuréticos y se utilizan en pacientes con hipertensión arterial y insuficiencia cardíaca.

Inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA)

Los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (IECA) son medicamentos que actúan bloqueando la enzima convertidora de angiotensina, lo que reduce la producción de angiotensina II. La angiotensina II es una sustancia que produce constricción de las arterias y aumento de la presión arterial. Los IECA son eficaces en la reducción de la presión arterial y se utilizan en pacientes con hipertensión arterial, enfermedades cardíacas y enfermedad renal crónica. Los IECA incluyen medicamentos como el enalapril, el lisinopril y el ramipril.

Bloqueadores de los receptores de angiotensina II (BRA)

Los bloqueadores de los receptores de angiotensina II (BRA) son medicamentos que bloquean el receptor de angiotensina II y evitan la acción de esta sustancia en las arterias. Los BRA se utilizan para tratar la hipertensión arterial y se utilizan en pacientes que no toleran los IECA o tienen efectos secundarios con ellos. Los BRA incluyen medicamentos como el losartán, el valsartán y el olmesartán.

Bloqueadores beta

Los bloqueadores beta son medicamentos que bloquean la acción de la hormona epinefrina (adrenalina) en los receptores beta del corazón y las arterias. Esto reduce la frecuencia cardíaca y la fuerza de contracción del corazón, lo que disminuye la presión arterial. Los bloqueadores beta se utilizan para tratar la hipertensión arterial, la angina de pecho y la insuficiencia cardíaca. Los bloqueadores beta incluyen medicamentos como el metoprolol, el atenolol y el carvedilol.

Antagonistas de calcio

Los antagonistas del calcio son medicamentos que bloquean el flujo de calcio hacia las células musculares de las arterias. Esto produce relajación de los músculos arteriales y disminución de la presión arterial. Los antagonistas del calcio se utilizan para tratar la hipertensión arterial, la angina de pecho y la enfermedad coronaria. Los antagonistas del calcio incluyen medicamentos como el amlodipino, el verapamilo y el diltiazem.

Conclusiones

La hipertensión arterial es una condición común que puede ser tratada con una variedad de medicamentos antihipertensivos. Cada uno de los principales tipos de antihipertensivos tiene diferentes mecanismos de acción y efectos secundarios. Los diuréticos, los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina, los bloqueadores de los receptores de angiotensina II, los bloqueadores beta y los antagonistas del calcio son los principales tipos de medicamentos antihipertensivos. Es necesario que un profesional de la salud, los prescriba y supervise su uso, para asegurarse de que son seguros y apropiados para cada caso individual.